Revista Aparejadores nº83 - page 9

7
83 | Aparejadores
tuación idílica podríamos elimi-
nar todo lo que utilizaban esos
técnicos de los 80, y hasta casi
deja de ser necesario medir. Pero
para llegar a esto se tienen que
dar una serie de circunstancias
sin las cuales el tema cojea, y al
menos tendremos que medir o
transformar las mediciones au-
tomáticas que los programas de
modelado BIM no nos dan. La
primera condición que tenemos
que cumplir es la calidad o nivel
de detalle del modelo creado del
edificio, es lo que se llama en el argot del BIM el
LOD (
Level of development
). Este nivel de detalle
o desarrollo del modelo se define en una escala
aceptada internacionalmente y creada por la AIA
(
American Institute of Architects
) con 4 niveles
crecientes en detalle, 100, 200, 300, 400 para
proyectos y el LOD 500 utilizado normalmente
para modelos de edificios construidos que sean
un fiel reflejo de la realidad.
El modelo del edificio realizado con progra-
mas de este tipo es como construir de manera
virtual, esto quiere decir que, aunque podemos
hacerlo con más o menos detalle, si no incluimos
algo en el modelo no se nos facilitará la infor-
mación necesaria para la medición. Pongamos
un ejemplo, si modelamos el acabado del suelo
definiendo un material, pero no modelamos los
rodapiés de ese solado, pues del rodapié no se
nos facilitará la medición directamente. También
es cierto que si somos hábiles con nuestro pro-
grama de mediciones podemos deducir el rodapié
desde la medición del solado.
La dinámica de medición so-
bre modelos BIM es muy pare-
cida de unos programas a otros,
me refiero a ambos programas
que deben intervenir, uno o va-
rios de modelado y otro de me-
diciones. El o los programas
que tienen el modelo del edi-
ficio contienen la información
geométrica base de los elemen-
tos constructivos, estructura e instalaciones, en
función de lo completo que esté, y el LOD al que
se ajusta. El programa de mediciones tiene las
partidas que definen el texto descriptivo, epígra-
fe, el precio descompuesto y otras posibles infor-
maciones que nos facilite la base de datos que
estemos utilizando como referencia (pliego de
condiciones, plan de control, seguridad y salud,
gestión de residuos, etc.).
La opción más común consistiría en crear
en el programa de mediciones una estructura de
capítulos y partidas, procedentes generalmente
del banco de precios o bases de datos que nos
interesen, para definir las partidas en texto y
coste unitario. En segundo lugar, se procede a
asociar las partidas a través de sus códigos con
los elementos del modelo BIM. Por último, se
traslada la medición del modelo al programa
de mediciones. Como lo que se ha definido en el
modelo BIM está perfectamente cuantificado, la
medición será exacta, aunque con matices. Esta
Tecnologías informáticas
1,2,3,4,5,6,7,8 10,11,12,13,14,15,16,17,18,19,...64
Powered by FlippingBook