Revista Aparejadores nº83 - page 8

6
83 | Aparejadores
utilizados habitualmente para modelar el edificio.
La expansión del BIM en detrimento del CAD
es ya imparable, si bien es progresiva, y posible-
mente en unos años se encuentre tan extendida
como el CAD actualmente. En muchos países de
Europa y en Norte América, la implantación ya
está muy generalizada, pero en España aún no
tanto, aunque está claro el interés que despierta
en los técnicos, y la gran actividad formativa que
se está desarrollando entorno al BIM.
El BIM es mucho más que un modelo 3D y
por ello su ámbito de aplicación traspasa la fase
correspondiente a la definición gráfica del pro-
yecto, entrando de pleno en otros apartados del
mismo como son entre otros, el cálculo de estruc-
turas e instalaciones, la supervisión, planifica-
ción, operación y mantenimiento de los edificios,
y por supuesto en las mediciones y presupuestos.
Sus ventajas son innumerables y para ello, se dis-
pone de múltiples aplicaciones en el mercado que
pretenden llegar a un número creciente de usua-
rios del BIM en todas las especialidades.
Las mediciones y presupuestos del proyecto
componen lo que se conoce en el BIM como el 5D,
el 4D se refiere a los tiempos (planificación), en la
actualidad el 6D concierne al medio ambiente, sos-
tenibilidad y eficiencia energética y el 7D relativo
al ACV análisis del ciclo de vida del edificio, uso
y mantenimiento. Todo
un alarde de búsqueda
de relaciones con las di-
mensiones del edificio.
El BIM tiene su pro-
pio lenguaje muy in-
fluenciado en España
por el inglés, lo cual
hace necesario cono-
cerlo, acostumbrarse a
ello, y tener a mano un
diccionario tampoco es-
taría mal. El especialis-
ta en mediciones y pre-
supuesto se le denomina
quantity surveyor,
tér-
mino que si lo introdu-
cimos en el famoso traductor de Google se con-
vierte al español como aparejador. Este trabajo
tan importante del proyecto, está sufriendo una
transformación sin vuelta atrás que cualquiera
que quiera dedicarse a esto debe conocer.
Si pensamos en la forma de hacer mediciones
y presupuestos de hace 35 años, nos encontra-
ríamos a técnicos con grandes planos en papel
sobre la mesa, un escalímetro, y un cuaderno
preparado con líneas formando columnas para
ir tomando las notas de las mediciones, y poste-
riormente utilizar una calculadora para obtener
los totales. Con la llegada de los programas de
Hojas de Cálculo, y especialmente con los pro-
gramas de Mediciones y Presupuestos, a media-
dos de los 80 se pudo prescindir del lápiz y la
calculadora. Unos años después se introdujo la
medición sobre ficheros DXF/DWG procedentes
de programas CAD, y ya pudimos prescindir del
papel y el escalímetro para medir. En esos mo-
mentos ya podíamos disponer de una herramien-
ta más potente, fiable y revisable fácilmente de
nuestras mediciones, que sumado a las bases de
datos de la construcción, nos completaba el pre-
supuesto del proyecto.
La llegada del BIM también supone un avance
en la forma de realizar las mediciones y presu-
puestos de los proyectos, en este caso en una si-
1,2,3,4,5,6,7 9,10,11,12,13,14,15,16,17,18,...64
Powered by FlippingBook