Revista Aparejadores nº83 - page 13

11
83 | Aparejadores
lan en el programa de modelado y exportan la
medición al programa de presupuestos. La ex-
portación se puede hacer en formato propio de
los programas de mediciones, el FIEBDC (For-
mato de Intercambio Estándar de Bases de Da-
tos de la Construcción) por medio de ficheros
con la extensión BC3, o creando ficheros especí-
ficamente diseñados para comunicar dos progra-
mas concretos.
Existe una tercera opción que consiste en la
comunicación directa entre ambos programas.
En esos casos las ventajas se multiplican, y las
posibilidades de conseguir un mayor rendimiento
y calidad del trabajo son exponenciales. En este
tercer escenario, tenemos la posibilidad de con-
vertir la información de un elemento constructivo
del modelo BIM, para que nos sirva en diferentes
partidas con criterios de medición y/o unidad de
medida distintos de los predeterminados. Ponga-
mos un ejemplo para entenderlo mejor. Si medi-
mos el solado por habitaciones obtendremos los
m2 de solería de esta, pero si le pedimos que nos
facilite el perímetro de la habitación, resultará
que tenemos la medición del rodapié.
La vinculación de elementos del modelo BIM
con partidas del programa de mediciones, posibi-
lita incluso en algunos
plugins
, la actualización
automática de las mediciones con la detección
de cambios en el modelo. Esto significa que, si
añadimos una ventana o puerta, eliminamos un
tabique o ampliamos una habitación, la comu-
nicación entre ambos programas permite que se
nos avise, se nos facilite un informe de cambios, y
actualicemos la información sin esfuerzo alguno
en todas las partidas en las que afecte. También
la trazabilidad de las mediciones está garanti-
zada, pues simplemente situándonos en una o
varias líneas de medición, podremos saber dón-
de se ubican en el modelo. Igualmente sabremos
que está medido y que no, tanto en el programa
de modelado como en el de mediciones. En todo
esto el desarrollo del software específico toma
una importancia fundamental.
Otra gran utilidad posible son la definición en
los modelos de edificios para reforma o rehabi-
litación, en los que podemos definir las fases y
medir teniendo en cuenta esa característica defi-
nida en los elementos constructivos, estructura-
les o instalaciones. Pongamos de nuevo un ejem-
plo para entenderlo mejor, si tenemos una obra
de reforma en la que tenemos tabiques que se
conservan, otros que se derriban, y otros que se
construyen nuevos, si asignamos esa propiedad
a cada uno de los tabiques del modelo, podemos
posteriormente en el programa de mediciones
filtrar según estos criterios, y asignar la medi-
ción a la partida de demolición de tabique, o a la
partida de nuevo tabique. Otra aplicación puede
ser el estudio económico de diferentes soluciones
constructivas, las llamadas opciones de diseño,
cuya rapidez en el análisis sería muy superior a
otros procedimientos.
En definitiva, las posibilidades del uso del
BIM en las mediciones y presupuesto son muy
amplias y están en pleno desarrollo, es el pre-
sente, pero indudablemente es el futuro. En cual-
quier caso, siempre será
necesario un especialista
en la materia que deberá
conocer la metodología
BIM, su filosofía, como
se estructura la infor-
mación, y como sacarle
el máximo provecho. Ese
especialista en el BIM es
el
quantity surveyor
, el
Aparejador en español.
Tecnologías informáticas
1...,3,4,5,6,7,8,9,10,11,12 14,15,16,17,18,19,20,21,22,23,...64
Powered by FlippingBook