TECNOLOGÍA  
/Nº 58

 

SOLUCIONES CONSTRUCTIVAS
HUMEDADES SOLUCIONES FÁCILES PARA GRANDES PROBLEMAS

El sistema actual que se aplica en nuestro país para la ejecución de las obras de edificación, ha establecido el procedimiento de las subcontratas como el más empleado, incluso por las grandes constructoras. Ello ha degenerado en que consideremos como normal la excesiva rapidez en la ejecución de los tajos, con el agravante del gran aluvión de mano de obra no cualificada, que ha desembocado en las unidades tradicionales de la obra, relativas a la albañilería, aplacados revestimientos etc.; de manera tal, que la carencia de calidad en la ejecución de estas partidas, acarrea la mayor cantidad de patologías graves, que hoy nos acosan a los técnicos, constructores y promotores, y que degenera en pleitos cuya repercusión económica es cada vez más grave.

Humberto Ortega. Aparejador.
Profesor de la E.U. Arquitectura Técnica

Por un lado, estamos en la era de los nuevos materiales y las novedosas tecnologías que destacan muy especialmente en el mundo de las instalaciones. Quiero decir, que cada vez disponemos de materiales de mejor calidad para solucionar los revestimientos, los huecos y las terminaciones; como son por ejemplo buenas carpinterías de aluminio y P.V.C. y toda clase de revestimientos de gres o cerámica con multitud de morteros especiales, para garantizar cualquier tipo de solución constructiva. También, las instalaciones de un edificio han mejorado notablemente en la calidad de sus materiales, conducciones y automatismos, que la hacen mucho más fiable para su funcionamiento y durabilidad. Pero por el contrario, donde hemos empeorado claramente ha sido en la ejecución de los oficios tradicionales relacionados con la albañilería y revestimientos, que son justamente los que forman el envoltorio o cascarón de la edificación y de ellos se derivan frecuentemente los problemas más visibles para el usuario y los que afectan al confort del habitáculo, como son por ejemplo las penetraciones de humedades a través de los huecos de fachada, por donde se dirige concretamente este artículo, en busca de soluciones.

En general, los sistemas estructurales de hormigón armado suelen funcionar bien en los edificios, aunque aquí también nos encontramos con la intervención de mucha mano de obra o peonaje no cualificado; pero no tiene tanta repercusión porque el procedimiento constructivo es fácil y el invento estructural se comporta bien admitiendo mucha tolerancia; que a veces también influye de manera perjudicial en la ejecución de la fachada por los excesivos desplomes de la estructura, o deformaciones del encofrado, que acarrean emparchados excesivos en la labor de albañilería

Al final nos quedamos con el envoltorio o cerramiento del edificio, construido con elementos cerámicos mayoritariamente y debilitado por todos los huecos que conforman la fachada; estando, a su vez, todo el conjunto sometido a las dilataciones térmicas y a la agresión de las lluvias, que inciden de manera especialmente preocupante en las mochetas de huecos de ventanas y terrazas.

La producción masiva de la edificación se centra en la construcción de viviendas tanto en bloques como en unifamiliares, cuyas fachadas se diseñan la mayoría con 2 hojas compuestas por: medio pié aislamiento, cámara de aire y tabique; amén del revestimiento externo que puedan llevar si no son de ladrillos cara vista; más el enlucido interior, generalmente de yeso. (Foto 1)

58_p41_i1.jpg (270482 bytes)Con esta tipología de fachadas, fuertemente condicionadas por la economía del sistema, tenemos ya servido el problema; porque siendo éste el menor cerramiento que podemos construir con 2 hojas, se ve afectado negativamente en su ejecución por la falta de profesionalidad de la mano de obra que ejecuta la albañilería, más la rapidez del procedimiento de adjudicación por destajo.

¿Qué quiere decir esto? Que tenemos un sistema constructivo y un proceso de la mano de obra, que difícilmente podremos corregir por mucho celo que pongamos en la vigilancia de la obra y por muchas instrucciones que dejemos escritas en el libro oficial de órdenes; y aunque mandemos demoler cerramientos y cambiar cuadrillas, podremos encontrarnos con que la que viene es peor que la que se va. En definitiva, estamos atrapados en un sistema de producción artesanal, sin artesanos, y fuertemente condicionados por la economía de los grandes números , donde cada vez la responsabilidad es mayor y donde lo que en teoría debería funcionar, no se cumple por falta de calidad en la ejecución, originando defectos a la larga de los que solo responderán los técnicos y los empresarios.

Por todo lo expuesto, conviene pensar en soluciones que con poca incidencia económica, se puedan incorporar con facilidad a los procesos normales de la albañilería, que venimos ejecutando hoy para los diseños más corrientes, evitando con ello un problema más grave de difícil solución a posteriori.

Con este título de "Soluciones fáciles para grandes problemas", planteo hoy la prevención de entrada de humedades, por los huecos de ventanas, y el remedio para evitar las filtraciones por las juntas de las bañeras, lo que se desarrollará de manera esquemática y para su mejor entendimiento, de la siguiente manera:

HUMEDADES PRODUCIDAS EN LA ZONA DEL HUECO DE LA VENTANA.

Causas que la provocan:

 

Solución

 

Si el revestimiento exterior de la fachada está previsto con un sistema monocapa, el orden de trabajo sería el mismo; o igualmente se procedería sí se hubiese proyectado un aplacado de piedra, en cuyo caso la placa que forma la jamba del hueco, montaría sobre la piedra del alféizar.

Hay que indicar que esta solución impermeabilizante a base de copolimeros acrílicos, puede mejorarse aún, aplicando una venda de fibra de vidrio, que quedaría embebida en la película de este elastomero, reforzando con esto los rincones o la unión de la fábrica y el premarco previsto para atornillar la carpintería del hueco.

HUMEDADES EN LA ZONA ALTA DE LOS LATERALES DEL HUECO DE VENTANA.

A veces, las jambas de los huecos, se ven traspasadas por la humedad de lluvia ocasionando manchas de humedad en la zona alta de los laterales de las ventanas cuya causa proviene igualmente de la defectuosa ejecución de la albañilería, en la mocheta, donde quedan grandes juntas y espacios que no se macizan correctamente o que adolecen de un buen aparejo del ladrillo, cuyas grandes diferencias quedan de manifiesto en la unión del premarco con la fábrica, que posteriormente se pretenden disimular y taponar con el enfoscado de la fachada.

Admitiendo esta mala ejecución, lo que se hace no es suficiente y cuando la humedad satura el enfoscado, a través de su porosidad o de las pequeñas fisuras que no logra tapar la pintura exterior, el camino del agua se hace fácil y corto por detrás del premarco hasta tomar contacto con en el enlucido interior de yeso, que se encarga de multiplicar su efecto como material altamente higroscópico.

Solución

En este caso, aplicaríamos la misma solución, dando el tratamiento impermeabilizante a base de pintura al caucho, de manera tal que se garantice una película continua y longitudinal sobre el 50% aproximadamente de la mocheta, hasta montar en el premarco y procurando que se rellene bien el diedro de unión con la fábrica, que es la zona más delicada.

Igualmente, se espurrearía aún fresca la pintura, con arena, para facilitar la posterior adherencia del enfoscado o el revestimiento monocapa de la mocheta. Ver croquis D.

La ventaja de este sistema acrílico, es su fácil aplicación permitiendo que lo ejecute el propio albañil, dando la primera mano diluida con agua y las posteriores con la pintura de caucho en estado puro, siendo capaz de taponar la porosidad del ladrillo y las juntas del mortero, sobre lo que mantiene una gran adherencia. Además, la aplicación con la brocha permite fácilmente rellenar los rincones entre el premarco y la fábrica, garantizando una película continua que impermeabilice ese ángulo.

 

HUMEDADES PRODUCIDAS EN LOS BORDES DE BAÑERAS O PLACAS DE DUCHA.

Causas que lo provocan:

Solución:

Aplicando la misma idea anterior, daremos los siguientes pasos: Croquis E

1º) Una vez colocada la bañera o la placa de ducha, se enfoscará el tabique en una banda lateral de unos 10 cms. de altura aproximadamente, que montará encima del filo horizontal de la bañera (en caso de que el alicatado esté previsto pegarlo con cemento cola, esta banda no haría falta y sería sustituida por el enfoscado completo de la pared). (Foto 9)

2º) Una vez seca esta banda de enfoscado, se aplicará sobre ella la impermeabilización de la pintura al caucho, formando una suave caña sobre el borde de la bañera al que quedaría adherida, sin manchar más allá de lo que posteriormente tapará el alicatado. Para evitar manchar la bañera o superar con el tratamiento la zona deseada, debe pegarse previamente sobre el borde de la misma, una cinta de pintor, convenientemente alineada a la profundidad deseada.

3º) También en fresco, espurrearíamos el elastomero con algo de arena.

4º) Por último, se colocaría la última hilada de alicatado, pegada con cemento cola, sobre la zona tratada.

5º) Una vez terminado el alicatado y sobre limpio, debería aplicarse un fino cordón de silicona antimoho, que también colabore en garantizar la no filtración de humedades.

De manera esquemática, este procedimiento lo resumiremos como sigue teniendo en cuenta que la numeración se corresponde con los croquis nº A, B y C.
  1. Cama ejecutada con mortero de cemento, preparada para que conforme el asiento posterior del alféizar.
  2. Tratamiento impermeabilizante con pintura al caucho, taponando rincones hasta subir sobre el premarco. Se deja la banda exterior de 5 cms. sin aplicar.
  3. Espurreado de arena sobre la última mano de pintura fresca.
  4. Se coloca el alféizar pegándolo con cemento cola.
  5. Se remata el enfoscado (o aplacado) de la mocheta, que monta sobre el alféizar.
  6. Por último, una vez colocada la carpintería se procederá al sellado de silicona perimetral, que puede extenderse también sobre el lateral del alféizar con el enfoscado

 

 

 

Pag. Principal


© ARTS&PRESS, S.L. Todos los derechos reservados.

Edita: Colegio Oficial de Aparejadores y
Arquitectos Técnicos de Sevilla